Get Adobe Flash player

Buscar

IMG 0035

Nuevos Programas Ingresados 04-junio-16

compubono
 

contador de Visitas

EL INCENDIO MÁS ESTREMECEDOR EN LA HISTORIA DE GUATEMALA

LOS FANTASMAS DEL MANICOMIO. .

Eduardo Mendoza P. – Siglo 30.

Sin desmerecer el drama de la muerte de más 40 niñas en el motín incendio del centro “Hogar Seguro”, noticia que ha ocupado días enteros la atención de la prensa nacional. Seguramente miles de guatemaltecos ignoran o han olvidado el terrible drama del 14 de julio de 1960, donde murieron decenas de enfermos mentales.

En ese dramático evento murieron carbonizadas más de 170 personas y otras tantas fueron hospitalizadas... El suceso causo dolor y tristeza en los guatemaltecos y fueron casi 8 horas en las que el valeroso cuerpo de bomberos voluntarios, vecinos y socorristas de toda índole ofrecieron sus esfuerzos para sofocar las llamas, junto al personal médico y de enfermería del nosocomio logrando salvar vidas en un sitio sobrepoblados de enfermos mentales.

fantasmas1 manicomio 28mar17

Fotografía diario Prensa Libre del 15 de julio de 1960

LOS HECHOS.

Voy a referir la historia en primera persona ya que en cierta forma viví este evento estremecedor a la edad de 17 años.

Residía en la 32 avenida de la zona 5, colonia Santa Ana. Como diligente estudiante a un año y medio de graduarme como perito en electrónica del ITV, esa noche del 13 me “quemaba las pestañas” estudiando. A eso de las 11:30 de la noche y en aquel silencio sepulcral de aquel tiempo, escuche el sonido de sirenas de bomberos o ambulancias. La cosa no paraba y sentí preocupación, pero continué repasando mis cuadernos.

No pude conciliar el sueño ya que el sonido lejano continuaba y salí un momento a las afueras de la casa de mis padres me dirigí a la esquina de la 27 calle. Quizá por esos azares del destino pasó presuroso un señor, eran las 2:30 de la madrugada.

¡Se está quemando el manicomio! – me dijo c corriendo...

Confieso que en ese momento no sabía dónde quedaba tal lugar y ante el frio de la madrugada retorné a mi cama y logré dormir hasta las seis y media. Ya para ese entonces había en las calles mucha gente y yo tendría que arreglarme lo más pronto para ir al Instituto Industrial, donde recibía clases, Mi padre ya estaba despierto por que trabajaba en el ferrocarril y me somato la puerta. Me dijo que por la radio (AM en aquel entonces), estaban informando de la tragedia.

Picado por la curiosidad y haber requerido información de donde quedaba el lugar del siniestro, tome mi bicicleta y de capiuza de los estudios me fui a la 1ra. Avenida y 12 Calle de la zona 1.

No pude pasar por que estaban cerrados los accesos, pero como la astucia me ha acompañado, metí una mentirita blanca diciendo a los policías que tenía un familiar ahí.

Lo que vi esta siniestro, aún el humo subía pese a que decían que ya el incendio estaba controlado.. Afortunadamente en razón del trabajo de mi papá, había cierta amistad con una familia que vivía frente a donde funcionaba el manicomio. Ellos al identificarme me dieron permiso para entrar a la casa y fue una circunstancia salvadora ya que los agentes me estaban sacando del área.

-¡Fijáte patojo que esto es terrible porque temerosos que la llamas se propagaran y quemaran nuestra casa! – Me contó. - ¡Fue algo espantoso ya que los pobres enfermos no tenían conciencia del peligro y las pobres enfermeras los tenían que agarrar, los doctores pedían ayuda a la autoridad para meterlos en las ambulancias o llevarlos a otro lado!

Poco después supe que los que se salvaron fueron llevados al Instituto Belén y al Central de varones.

fantasmas2 manicomio 28mar17

Interior de hospital neurisiquiatrico antes del incendio. Cortesía de CIRMA-PL.

LO QUE SE DIJO EN AQUEL ENTONCES.

Luego del incendio y la cifra de muertos muchas versiones corrieron, algunas entre lo cierto y la especulación. Se dijo que había sido un corto circuito (las instalaciones eran muy viejas y con mucha madera. Otras atribuyeron a un terrorista (en aquel tiempo había fuerte oposición al gobierno de turno del General, Idigoras –Fuentes)., este incognito había lanzado una bomba Molotov hacia el interior del edificio, una más decía que fue una veladora mal puesta. La última fue dada por un experto que vino de los Estados Unidos el cual dictamino que fue una plancha que se quedó encendida por descuido.

Lo que si fue una realidad eran los gritos desgarradores de quienes se estaban quemando y sobre esto hubo otra versión escalofriante que decía que los locos (enfermos que padecían de psicosis severa), se lanzaban al fuego por cuenta propia. Como el lector comprenderá fue algo espeluznante.

Al día siguiente unos camiones con plataforma llevaban al cementerio cientos de ataúdes rústicos y ante la falta de nichos fueron enterrados en la isla en fosas.

UNA AÑO DESPUES Y LOS FANTASMAS DEL MANICOMIO.

Un domingo, no recuerdo la fecha exacta, me acerque al área del siniestro la cual estaba vacía, cosa que al parecer aun lo está y es utilizada hoy como estacionamiento del hospital San Juan de Dios.

Mi interés por los fenómenos paranormales me acompaña desde casi los ocho años. No encontré a la famita que me ayudo a esconderme horas después del incendio, pero si pude hablar con dos o tres vecinos de la cuadra a quienes, lamentablemente sin una grabadora (no contaba con dinero para poder comprar una), de viva voz me relataron lo que era de mi interés, esto si en el tiempo transcurrido algo extraño habían percibido. Esto fue los que me contaron.

-¡En algunas noches o madrugadas creímos que todavía había gente en ese lugar, pese a que ya estaba limpio! ¡Se escuchaban a lo lejos y en esa dirección lamentos y a veces gritos¡ ¡Yo me subí a la terraza una noche como a las doce y escuche una gran bulla y gente llorando, me dio miedo y mejor me bajé!

Otra persona me dijo que era curiosa y que por las tablas que pusieron para que las personas no entraran, una noche vio como unas sombras estaban paradas y otras que caminaban, ¡Salí más corriendo que andando! , terminó diciendo.

El grupo GEOP en fecha reciente realizo una extensa investigación en lo que fue el Paraninfo Universitario, hoy Centro Cultural. Este servidor en la parte posterior del área donde estaba el anfiteatro de la escuela de medicina, me acerque a la esquina de la primera y doce, en otras palabras la opuesta a donde funcionó el manicomio. Quizá la sugestión luego de tantos años percibí una sensación muy extraña, algo me halaba hacia fuera. Vi detenidamente la otra esquina y recordé los momentos dramáticos que vivieron las personas que fuera de la realidad estaban recluidas en esa construcción que un 14 de julio de 1960 que se convirtió en un infierno y que quizá aún hoy sus almas rondan por el lugar pidiendo ayuda. Luego de 57 años del drama quizá hayan personas que por la cercanía al incendio o que utilizan el estacionamiento sigan percibiendo la presencia de los fantasmas del manicomio… trataremos de indagar.   EMP.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Comentarios Recientes