• SIGLO XXX
    El Programa de lo Increible
  • SIGLO XXX
    El Programa Hereje de la Ciencia
  • OTROS MUNDOS





    Nos Controlan
  • APARICIONES
    Misteriosas

UNA PAGINA QUE FOMENTA LA LECTURA. CON MAS DE 1,300 ARTICULOS A SUS DISPOSICION

UN DIPLOMÁTICO QUE SE ESFUMO

Hora: Media Noche

Día: 25 de noviembre.

Fecha: Otoño de 1809

Benjamin Bathurst un diplomático joven (25 años) llego a Viena para hacer la promesa por parte de Inglaterra de que atacarían a las fuerzas de Napoleón que ocupaban España. El trato era que Austria se aliara a los Británicos. Sin embargo el asunto salió mal y finalmente Austria tuvo qe cederle territorios a los franceses.

El joven, distinguido en sus carrera, decidió regresar a través de Alemania viajando con el nombre de Koch, haciendose pasar por un rico comerciante. Iba acompañado por un secretario y un criado cuando se detuvieron en a una posada de Perleberg. Decidió pedir al comandante de la guarnición local ayuda. Dijo que sentía que lo perseguía alguien y suplico hombres armados. Los testigos lo vieron sumamente nervioso y agitado, era como si algo le fuera a pasar.

En medio de la noche , mientras lo esperaban para partir, Benjamin salió a la calle desierta , lo vieron caminar alrededor de los caballos y... se esfumo para siempre.

El criado que estaba en la parte de atrás acomodando el equipaje , vio a los lados del coche y pudo observar al mozo que arreglaba los caballos. El secretario pagaba la cuenta cuando Benjamin se fue, pero nunca lo vio de nuevo.

Habían soldados en las esquinas de la calle y cuando fueron consultados dijeron no haber visto a nadie salir , ni entrar.

Puestas en aviso las autoridades, que sabían de la verdadera identidad de Bathurst, registraron la posada, los alrededores y finalmente toda la población de Perleberg.

El hecho quedo registrado en los archivos de la guarnición y posteriormente la oficina del Foreign británico realizo una investigación y recibió la seguridad que soldados de Napoleón no tenían que ver en el asunto.

Como siempre corrieron especulaciones sobre rapto, asesinato, suicidio, hasta que en el anonimato se fugara por un puerto para después perderse en el mar. Su familia nunca supo más de él, así como sus amigos.

Los británicos indagaron a los testigos y una y otra vez reiteraron que no sabían lo que había pasado. ¡Simplemente Benjamin desapareció!

Charles Fort el gigante de la recopilación de hecho inusuales

Decía : “Es otro hecho sin pies...ni cabeza”.

COMENTARIO.

Debemos puntualizar el hecho de que el sujeto víctima de la desaparición presentó anomalías en su conducta. Los acompañantes dijeron no conocer que los perseguían. ¿Estaba ya siendo sujeto de algún extraño fenómeno, antes de ser raptado? ¿Perturbó esto su mente? ¿Creyó que “alguien” lo estaba siguiendo? ¿Había ya tenido alguna previa e cercana experiencia con algo que lo perseguía?

Misterios. Misterios...

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Top